¿En qué consiste la indemnización por daños y perjuicios?

Supongamos tienes un automóvil y ocurre un accidente en donde el responsable fue el conductor del otro vehículo. ¿Puedes demandar una indemnización por daños y perjuicios? En un caso así puedes demandarlo debido a que se produjo una disminución de tus bienes.

Ahora pensemos en el siguiente ejemplo. Digamos que el vehículo de la víctima se usa para alguna actividad lucrativa, quizá como taxi. En un caso así, no solo hay una disminución del patrimonio. También se genera una pérdida económica de ingresos. En la demanda en cuestión deberás incluir y acreditar dicha perdida. El artículo 2329 del Código Civil regula este tema.

¿Preguntas? Deja tus datos y te llamamos hoy.


¿Quién debe pagar la indemnización por daños y perjuicios?

Básicamente recae esta obligación sobre cualquier persona que cause un daño o perjuicio. No solo implican los actos realizados por la persona misma. También abarca a las personas que dependen de ella o de algún objeto de su posesión.

Por eso, si has sufrido algún daño, primero debes determinar quién es la persona legalmente responsable. Así podrás recibir la indemnización por daños y perjuicios correspondiente.

¿Qué es una indemnización de perjuicios en Sede Contractual?

Se trata de la indemnización recibida por concepto de incumplimiento de un contrato. Esto abarca incumplimiento parcial del mismo. O quizá un retardo innecesario para cumplir las obligaciones del mismo.

Para poder demandar este recurso legal deberá existir un contrato válido vigente. Además, deberás poder probar la culpa o el dolo del demandado. Toma en cuenta que la Ley N° 1.466 regula las actividades que se consideran lícitas en un contrato.

¿Qué puede considerarse daño para obtener una indemnización por daños y perjuicios?

Existen tres tipos de daños tipificados en la Ley. En algunos casos puede darse solo uno de ellos o la combinación de los tres.

  • Daño moral: Esto es cuando el evento en cuestión causa sufrimiento. A este respecto, como ejemplo, en 1997 se dictó una sentencia condenatoria por concepto de daño moral. Esto se debió a que la víctima mortal tenía 28 años de edad y, por lo tanto, una expectativa de vida larga.
  • Daño emergente: Este es el daño causado al patrimonio, es decir, a los bienes que posees.
  • Daño lucro cesante: Esto hace referencia a los ingresos que dejarás de percibir como consecuencia del daño en cuestión.

Como puedes notar, para presentar una demanda de indemnización por daños y perjuicios es necesario un abogado capacitado. En Lexum nos especializamos en temas de indemnización. Contáctanos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *