¿Qué es el daño emergente y lucro cesante?

Supongamos por un momento que tienes un negocio en un local rentado. Haz visto que el inmueble tiene algunos desperfectos que podrían ocasionar un accidente. Y, aunque lo has comentado con el propietario del local, no se ha hecho por evitar el peligro. Así que, como resultado de negligencia, una noche se colapsa el edificio. Eso significa que has perdido tu mercancía. En un caso así, podrás demandar una indemnización. Pero, ¿será por daño emergente y lucro cesante?

El Código Civil en el artículo 1.116 establece las normas que regulan este tema. Dicho artículo menciona que la indemnización por daños y perjuicios incluye dos aspectos. Uno es el valor de la pérdida y otro el monto de ganancia que ha dejado de obtener el acreedor. Así que puedes ser acreedor a una indemnización por dos conceptos distintos.

¿Preguntas? Deja tus datos y te llamamos hoy.


¿Qué es el daño emergente?

El daño emergente se refiere a la disminución de tu patrimonio. En el ejemplo anterior, esto sería el valor de la mercancía perdida en el siniestro.

Normalmente el daño emergente requiere una cantidad menor de pruebas para acreditar el costo. Bastará con los documentos que comprueben la adquisición de la mercancía y del mobiliario que te pertenece.

Sin embargo, debes considerar que podría haber ciertos gastos futuros que pueden ser considerados daño emergente. Uno de ellos podría ser los derivados de tratamientos médicos que sean consecuencia directa del siniestro.

¿Qué es el lucro cesante?

En términos sencillos, el lucro cesante es la ganancia no obtenida como consecuencia de un daño. En nuestro ejemplo, sería la ganancia que se obtendría por la venta de la mercancía dañada. No es nada fácil obtener este dato, pues se requiere pruebas que amparen nuestro cálculo. También debes tomar en cuenta si la ganancia en cuestión realmente se hubiera obtenido si no hubiera ocurrido el siniestro.

Debes recordar que el lucro cesante hace referencia al posible aumento de tu patrimonio. Tomando en cuenta esto, puede ser que cierto artículo sea considerado en el daño emergente, pero no en el lucro cesante. Esto es así por tratarse de artículos que no estaban a la venta, como puede ser mobiliario o puntos de cobro.

¿Cómo puedo calcular el daño emergente y lucro cesante?

Como has podido notar por lo que mencionamos en este artículo, hay varios factores a tomar en cuenta. Por ello, lo mejor es que busque asesoría legal. ¿Necesitas ayuda para presentar una demanda por daño emergente y lucro cesante? En Lexum somos especialistas en temas de indemnizaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *